miércoles, 24 de noviembre de 2010

Actividades relacionadas con las estaciones

Traje de otoño: Antes de realizar esta actividad tenemos recortadas las bolsas de basura con forma de camiseta según se especifica en la sesión inicial; y cada una con un nombre. Se pueden enseñar a los niños de manera que puedan ver el nombre que pone; se pretende que los niños vayan reconociendo o reconozcan sus nombres escritos. Una vez repartidas las bolsas se les dirá a los niños que vamos a hacernos unos trajes de otoño para jugar, y les mandamos pegar en sus trajes las hojas que cada uno prefiera, con lo cual favoreceremos la expresión creativa de cada niño.



Picado del pai pai: Antes de pasar a esta actividad hemos comentado a los niños que cuando el aire sopla las hojas se caen y se mueven por el suelo, y les animamos a descubrir como se puede hacer aire con el cuerpo. Una vez que los niños hayan experimentado la acción de hacer aire mediante el soplo, les proponemos crear un objeto que hace aire, para lo cual se les enseña uno ya realizado y se les pregunta si cada uno desea tener el suyo, después de lo cual cada uno pasa a picar el suyo. Con el picado del paipai trabajamos actividades de coordinación visomotora y, al mismo tiempo, al poner el nombre de cada niño en la paipais, reforzamos el reconocimiento de sus nombre escritos.


Recogida de hojas secas: La recogida de hojas secas favorece la anticipación de la actividad que luego van a realizar en la clase; y esta anticipación despierta el interés de los niños hacia la misma. La actividad puede plantearse de dos maneras, o bien, el día anterior se les encarga que traigan una bolsa con hojas, o podemos salir con los niños a recogerlas. La primera forma permite a los padres participar con el niño en una acción que va a tener continuidad en el colegio; la segunda acción favorece la participación y la colaboración del niño en una actividad en su grupo de iguales y nos permite observar las características individuales de los niños en esta tarea; al mismo tiempo, nos permite hacer comentarios sobre las semejanzas y diferencias existentes entre las hojas (amarillas, marrones, grandes, pequeñas...) En cualquier caso ambas opciones no son excluyentes, ya que la segunda nos permite abordar de una manera adecuada la situación problemática que se le crea al niño que por diversas circunstancias no haya llevado la bolsa de hojas a clase.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada